¿Porqué el ciberataque no me importa?

Como diría Pablo Iglesias en el congreso refiriéndose a Rajoy, el “ciberataque” de estos días no me importa lo más mínimo, me trae sin cuidado o, al final, me la bufa.

¿Porqué me la bufa?

Primero, porque ese “ataque” no me afecta en lo más mínimo. Se basa en un factor de infección exclusivo de windows, utilizando una vulnerabilidad conocida hace pocos meses (excepto para la CIA) y que, por tanto, no afecta a los ordenadores Linux con los que trabajo. Así, ante la alarma causada por todos los medios de comunicación y el principio del apocalipsis cibernético augurado, yo me senté tranquilamente a ver el espectáculo.

Segundo, porque hago backups regularmente de TODO ya que no te puedes fiar de nada en esta vida y de un disco duro menos. Aunque algún muñón de colaborador le diese por venir infectado de casa con un windows y se conectase a mi red los daños que podría causar serían mínimos.

Tercero, porque no es nada nuevo, ni nada que no hayamos vivido antes. Todavía recuerdo los famosos ataques por messenger, donde toda la oficina en la que trabajaba empezó a ver como sus ordenadores empezaban a mandar infecciones a sus contactos mientras les impedía seguir trabajando. O aquella vez que cada vez que instalaba windows a mi hermana y lo conectaba a internet no pasaban ni dos minutos hasta que el virus se instalaba de nuevo y me reiniciaba el ordenador (el famoso sasser).

Y, por último, porque ahora que guardo casi todo en la nube y mis passwords están seguras en mi móvil con nomorepass, nada de esto me ha quitado ni un solo minuto de mi tiempo. ¿No hay posibilidades de infecciones en Linux? Si, claro que si, pero si un sistema operativo se ha hecho para gente sin conocimiento (como windows), lo más normal es que gente sin conocimiento lo use (y caiga más fácilmente en trampas) y eso arrastre a muchos otros que tienen que cargar con las deficiencias de un sistema que solo puede parchear un equipo determinado en un país determinado. Los usuarios de Linux suelen estar más informados y las soluciones pueden llegar de cualquier parte del mundo en cualquier momento.