Run ZX 2018: encuentro con el pasado y presente, de la microinformática de 8 bits

Me he permitido la osadía de copiar el título del post de la información que ponían a nuestra disposición los organizadores del evento Run ZX 2018, pero es que es la mejor manera de definir este tipo de eventos. Ayer estuve, junto con mi hijo en este evento de retroinformática dedicado al ZX Spectrum (y todos los trastos invención de Sir Clive Sinclair) y, la verdad, lo disfruté un montón, ¡muchas gracias chicos!

En principio mi único objetivo era intentar interesar a mi hijo en la programación, yendo al taller de creación de videojuegos con scratch, que estuvo muy bien, pero se quedó corto (otra horita más le hubiese venido al pelo).

Allí estábamos varios padres con sus hijos (la mayoría de mi edad o similar) y otros interesados en esto de hacer juegos retro… Todo muy ameno y con una dificultad muy asequible, aunque, como digo, se quedó corto y luego me quedé un rato al medio día terminando el juego con mi hijo (al menos en lo de generar interés estuvo bien).

La sección de charlas me la perdí, pero el programa era muy interesante (si eres tan “nostálgico” como yo) y la exposición tenía piezas muy interesantes, no solo de los ordenadores ZX que ya conocía (incluso tengo alguno) sino de los aparatos previos de Sinclair (radio en miniatura, calculadoras, etc.) y, además, una impresionante colección de carátulas del difunto Azpiri todas ellas muy impresionantes.

La segunda parte, dedicada a crear un juego conversacional con el parser DAAD que duró el doble de horas se volvió a quedar muy, muy corta, en parte por que era la primera vez que se daba y había herramientas muy beta que no se habían probado adecuadamente y, en parte, porque es un tema muy árduo de contar en tan poco tiempo. Conseguimos compilar la aventura de ejemplo (que no es poco) y nos tuvimos que ir.

Pero, en suma, yo disfruté como un enano, reviviendo mis tiempos mozos y disfrutando la experiencia con mi hijo que, en el fondo, supongo que empezaría a descubrir las razones por las que su padre compra cosas tan viejas de vez en cuando.

Gracias de nuevo, espero que haya muchos más.