Como DELL perdió una venta por pura desidia

DELL es una empresa que tiene una larga y exitosa historia con la venta directa, y cuando digo directa, digo por internet. De hecho DELL es pionero vendiendo por este canal desde 1996… Y, digo yo, algo deberían haber aprendido… Pues igual es que el negocio les está yendo mal o que lo de la transformación digital es cosa de otros pero están haciendo cosas muy, muy mal. Como muestra mi “intento” de compra de un Portatil.

El caso es que el jueves por la tarde me decido a comprar el equipo, me lo dan con Ubuntu preinstalado y tiene 120 Euros de descuento, todo ventajas… Pero, espera, lo he visto en la sección de particulares, igual debería ir por empresa ya que lo compro para BiblioEteca… Intento entrar en la web para empresas, me pide un usuario que, sorpresa, es el mismo que he usado para entrar en la otra sección, bueno, pues adelante, no debería ser así, pero entro… Segunda sorpresa, el precio no coincide, o, mejor dicho, no hay descuentos que aplicar. Como empresa no parece que tenga derecho a esas promociones, así que, vuelta a la otra página y a cambiar los datos para que aparezca el cif de la empresa en la compra.

Tras todo este toma y daca de cambios de datos termino en la famosa pantalla de “a pagar…”, bueno, no hay problema, tengo tarjetas de crédito y de débito… Pongo los datos de la primera y oooops! se cierra la ventana en la que tengo que poner el código que se me envía por sms… Repito la operación 3 veces, tres códigos que recibo en mi teléfono y tres veces que se cierra la pantalla… Probamos otra vez con otra tarjeta (uno nunca sabe) y me vuelve a pasar lo mismo… Como supongo que esto ya no tiene arreglo elijo otro medio de pago (Paypal) donde meto los datos de la tarjeta que no coló la primera vez (esta vez no se queja) y, aparentemente hago el pedido.

Me llega un correo de Paypal y otro de dell diciendo que todo está en marcha… Y me voy a la cama.

Mi siguiente sorpresa viene al día siguiente… ING (El emisor de la tarjeta que puse en paypal) ha denegado el pago y, en lugar de recibir alguna comunicación por parte de paypal y/o dell solo he recibido el aviso del banco (en su app, ni siquiera un sms) y nada más… Entro en paypal y, efectivamente, me indica que el pago no se ha realizado y que la transacción está cancelada. ¿Intentará DELL volver a cobrar o me cancelará el pedido? Decido esperar..

Pero mi paciencia es limitada y a medio día (hacía ya más de 18 horas del pedido) al no recibir ninguna comunicación decido poner una incidencia (o intentarlo) en la web de dell… Cual es mi sorpresa cuando solo me dejan comunicarme con ellos si ya tengo un número de pedido… Y resulta que yo solo tengo un “recibo” que todavía no es pedido. Así que, via internet, imposible comunicar con ellos… Bueno, busquemos un teléfono… Dicho y hecho, encuentro unos teléfonos de atención (todos unos carísimos 902) y me dispongo a llamar a uno de ellos.

La espera no es demasiada (teniendo en cuenta lo que he llegado a esperar llamando al servicio técnico de alguna telco) y me atiende un operador con acento extraño, pero que se comunica bastante bien. Me dice que mi pedido (18 horas después) todavía no se le ha asignado a nadie, pero que en cuanto se le asigne se pondrán en comunicación conmigo y me indicarán como hacer una transferencia, que no me preocupe que los pedidos no se cancelan por falta de pago hasta los 14 días… ¿Me respetarán el descuento? pregunto y me asegura el hombre que si, que por supuesto.

Me relajo y dejo que el fin de semana cumpla con su deber… De hecho me olvido del tema hasta que el lunes ya en la oficina recibo una llamada de dell, es el mismo operador (todo un detalle) que me indica que si que me han cancelado el pedido (si, ese que no se podía cancelar) que no pueden cambiar la forma de pago y que vuelva a hacer el pedido. Le digo que la oferta ya no está vigente y él me responde que tendré que hacer el pedido, que él no puede saber todas las ofertas que tienen. ¿¿¡¡!!??

En fin, no se si me compraré ese portatil u otro, pero DELL ya ha caído a lo mas bajo en mi ranking de las tiendas en las que no comprar nunca.