La insoportable dependencia de las tiendas de aplicaciones

El avance imparable de la informática en todas las áreas nos ha creado nuevos problemas a los desarrolladores, no ya el hecho de tener que conocer nuevas herramientas cada mes, o nuevos frameworks de desarrollo que tardas más tiempo en aprender que el que te ahorras, sino la pérdida completa del control de lo que tus usuarios pueden instalarse, dónde y cómo. Os pondré un ejemplo.

NoMorePass es una aplicación móvil de la que os llevo hablando bastante y que desarrollamos nosotros; a nivel básico consiste en la app y un conjunto de extensiones para los navegadores que nos permiten intercambiar las contraseñas mediante un código QR. La app ahora mismo tiene su máxima utilidad cuando se usa desde la extensión. Desarrollar una extensión para navegador no es especialmente complicado, como ya os expliqué en esta entrada, probarlas tampoco es difícil con el modo desarrollador de los navegadores, pero una vez que la tenemos lista tenemos que pasar por un infierno inesperado… Ponerla a disposición del público.

Antes se podía distribuir un archivo empaquetado que al abrirse permitía instalar la extensión, pero esa forma de distribuir extensiones se volvió peligrosa (a pesar de que los navegadores preguntaban muchas veces si de verdad querías instalar eso) y Google decidió que para chrome solo se podían instalar extensiones que pasasen por su tienda de aplicaciones el chome web store. Firefox, por su parte, no lo hace obligatorio por el momento, pero la mejor manera de que una extensión se conozca es tenerla en la página de add-ons de firefox. Lo mismo pasa con Opera (aunque esta es otra odiséa que ya os contaré) y, hasta el momento, con Edge.

No tengo nada en contra de las tiendas de aplicaciones mientras estas funcionen de manera ágil y razonable. A efectos prácticos se convierten en cuellos de botella que pueden afectar en gran medida a la forma en la que se produce la distribución de los productos. Como ejemplo valga lo que me ha pasado en las últimas semanas con la extensión de chrome.

El día 19 de noviembre terminé de desarrollar una mejora a la extensión que había en la tienda, pasaba de la versión 2.1.1 a la 3.0.0 y tras probarla en local y funcionando perfectamente intenté subirla al web store… Se quejó que de que pedía demasiados permisos (cosa que no hizo con la versión anterior) y modifiqué la extensión para que funcionase sin necesidad de pedirlos, generé una nueva versión y la subí a toda prisa… Tanta prisa que se me coló un bug que impedía que funcionase el botón derecho (una funcionalidad que se usa mucho cuando la web no está reconocida o queremos rellenar un formulario con una contraseña que tenemos)… Me di cuenta de ello minutos después de haber «publicado» la versión y cuando intenté subir la versión corregida veo que NO ME DEJA... Dice que la extensión está pendiente de revisión y no se puede enviar otra versión. WTF!!!

No había mucho problema, la versión anterior funcionaba perfectamente y las nuevas funcionalidades podían esperar… Así que esperé ¡¡5 DIAS!! a que Google pasara a producción la versión con el bug un sábado por la mañana… Inmediatamente subí la nueva versión (que solo tiene 2 líneas de código distintas con la versión anterior) esperando que se aprobase inmediatamente y que los clientes no tuviesen que sufrir el bug… Pero no, volvieron a poner en revisión la nueva versión y en esas estamos, llevamos ya 4 días con la versión defectuosa de la extensión y con clientes que ya se han quejado… Y no podemos hacer nada, Google nos ha jodido y no nos da ninguna pista de cuando se publicará de verdad la nueva versión.

No hay nada que podamos decir a los clientes, no hay forma de volver a una versión antigua si tenías la auto-actualización de las extensiones (google no guarda las versiones viejas) y no hay forma de acelerar el proceso de publicación. Tampoco hay forma de hablar con Google (he mandado múltiples formularios de contacto con un sonoro silencio por respuesta), tampoco puedo dar un método alternativo para instalar la extensión porque Google obliga a usar su tienda si-o-si, así que no queda más que esperar a que se publique finalmente la nueva versión y disculparnos ante los clientes y asumamos las pérdidas que esto nos pueda ocasionar como algo inevitable… Muy mal google.

ACTUALIZACIÓN 1: 28/11/2019 Google ha leído este post y ha decidido ir un paso más adelante, nos ha RECHAZADO la extensión por pedir más permisos de los que necesitamos (cuando la anterior versión pedía exactamente los mismos)…

Nada, nueva versión pidiendo menos permisos (v3.0.2) y a esperar otros cuatro días (con suerte)…

Nueva versión de nomorepass

No suelo escribir aquí sobre estas cosas, pero hacía tiempo que no sacábamos ninguna novedad en nuestro gestor de contraseñas y como ahora mismo tenemos la versión 1.16.6 recién salida del horno en ambas tiendas (es raro que podamos lanzar a la vez en Android e iOs) pues os hago un reumen de lo que podéis encontrar nuevo (y mejorado).

Por fin la Wifi

Desde hace mucho tiempo nomorepass nos permite escanear los códigos QR con los que se comparten las credenciales de la WiFi, usar esas contraseñas era otra historia, o bien lo hacíamos con el sistema autofill de android, del que ya hablamos aquí, o bien copiabamos y pegábamos la contraseña en el diálogo de cambiar Wifi… Bien, esto ha cambiado y ahora ya podrás usar la contraseña de la wifi directamente desde la app.

Aquí te cuento como:

Como ves, nada más sencillo ahora que ya está integrado. En iOS funciona exactamente igual salvo que nos pedirá consentimiento antes y tarda un poco más en hacer efectivo el cambio.

Recuperar el backup que quieras

Tener tus contraseñas solo en el móvil es algo que requiere tener muy bien organizadas las copias de seguridad para que, en caso de percance, se puedan recuperar todas las contraseñas. Hasta ahora se almacenaban todas las copias asociadas al dispositivo que hacía las copias, de manera que no se podía recuperar una copia de seguridad de otro dispositivo en uno que ya había hecho alguna copia (me estoy refiriendo a copias en la nube, claro). Esto ha cambiado en esta versión como se cuenta en el mismo sitio web.

Ahora, cuando se solicita restaurar una copia de seguridad en la nube se nos ofrece la opción de elegir qué copia de seguridad queremos recuperar (y se marca con una barrita en la izquierda cual es la última copia que se hizo desde el dispositivo):

Además de la fecha se indica el «peso» que tiene el archivo, así evitaremos recuperar copias de seguridad de otros dispositivos con menos contraseñas…

Y eso es todo, espero que disfrutéis de esta nueva versión y, ya sabéis, cualquier problema se lo podéis consultar a info@nomorepass.com.

Queremos tu pasta… y ya

Llevo ya 15 años siendo empresario, siempre de una pequeña empresa (apenas he tenido más de 6 empleados a la vez) y he pasado ya por muchas situaciones muy diversas (muchas las podéis encontrar en este blog), pero siempre, siempre, he sido escrupulosamente respetuoso con la normativa fiscal. No he hecho (tampoco es que haya podido) ingeniería fiscal y no he tenido asesores lo suficientemente despiertos para optimizar lo que me dejaba en impuestos.

Pero no me he quejado, soy consciente de que las empresas han de ser las que más aporten al estado, que son entes sin más finalidad que la de generar beneficios y que, al final, esos beneficios han de revertir en la sociedad a la que pertenece. Creo que gran parte de los males que estamos viviendo estos años viene por el fomento de la codicia a la que la acumulación de dinero, infinita y sin restricciones, en las empresas modernas. Mucho rollo de resposabilidad social corporativa, conciliación y miliongas varias, pero las multinacionales y sus dueños tienen un único objetivo: acumular más y más dinero.

Dicho esto (soy consciente de que tengo que pagar impuestos como empresa) y habiendo tenido un buen ejercicio el año pasado, no tuve problema en pagar la tercera parte de esos beneficios a hacienda. Y aquí empieza la pesadilla.

Este ejercicio no está siendo tan bueno como el anterior, ni los clientes tienen tantos proyectos, ni yo tengo el mismo personal y he reducido la capacidad productiva en consonancia, por lo que tengo más gastos y menos ingresos. Pero me encuentro con que a hacienda eso le importa menos que nada, porque en el último gobierno de Rajoy se instauró la retención a cuenta del impuesto de sociedades. Algo similar a lo que se hace con los trabajadores y el IRPF, se retiene «a cuenta» un porcentaje de lo que se ingresa como adelanto de lo que habría que pagar posteriormente. ¿Cual es el problema con las empresas? Que no hay importe de beneficios sobre el que calcular esta retención y, en nuestro caso, se hace sobre los beneficios del año pasado… ¡Lo que es una locura! las empresas, por naturaleza, no tienen una fluctuación muy importante de ingresos y gastos.

El caso es que tras hacer la declaración del impuesto de sociedades del año pasado me tocaba pagar ya cada trimestre esta retención y, obviamente, era mucho más dinero del que correspondería a tenor de los resultados del año en curso… Así que, ni corto ni perezoso, intento que me fraccionen la «deuda» para poder pagarla sin tener que andar pidiendo financiación externa (que los bancos siguen a la suya), cosa que suele ser habitual en otras deudas tributarias… Aquí os dejo la respuesta:

En resumen, que quieren mi dinero y lo quieren ya… Si eso el año que viene, a mediados, cuando haga la declaración del impuesto de sociedades y salga a devolver, ellos, meses después se dignarán devolverme mi dinero (probablemente usando el que yo mismo les esté adelantando)… Y mientras, la empresa sin recursos y sin poder contratar más gente porque «hay que asegurar la regularidad en la entrada de fondos en la hacienda pública»…

A este paso me vuelvo liberal (Dios no lo quiera)!!!

La tesorería y los abusones

Quizá debería poner por subtítulo «¿porqué todo el mundo se cree que pagar es opcional?«.

Imaginemos una supuesta situación… Yo, que soy un cliente cojonudo, me paso por una tienda de electrodomésticos, elijo la tele más cara de la tienda y decido que le voy a hacer el favor al tendero de llevármela a casa, aunque sea super-cara no pienso regatear… Le indico al vendedor que me la lleve a casa y hasta le indico la fecha y la hora a la que tendrán que pasarse a dejarla… ¿Tarjeta o efectivo? me pregunta el amable dependiente (quizá no recuerde que para esa suma de dinero ya no se puede pagar en efectivo, pero en fin…) y yo le digo: «Transferencia bancaria… a 45 días, solo pago a fin de mes, así que serán 55».

Evidentemente no me dejarían salir de la tienda sin haber pagado, nadie acepta este tipo de pagos salvo que en lugar de una tele te hayan pedido un servicio profesional y en vez de ser un particular eres una empresa medianamente grande… No obstante, para seguir con el relato supongamos que hay confianza y el dueño de la tienda nos conoce y se arriesga a aceptar el pago, hace sus cuentas y por el margen que le deja este producto puede asumir los 55 días de retraso en el pago.

Llega el día 55 y el pago no aparece, el dueño de la tienda me pregunta y yo, como sorprendido, le digo… He tenido un problema al ordenar la transferencia, pero ya está arreglado…

¿cuando cobraré? nos pregunta el dueño de la tienda

Pues dentro de 30 días, claro, ya se ha pasado el día de pago de este mes…

¿Alguien se puede imaginar esta situación? Es más, alguien se imagina que el dueño de la tienda no amenace de muerte a toda mi familia si no le hago la transferencia en ese momento. ¡Qué día de pago, ni que día de pago!

El pobre hombre me ha pagado una tele y, encima, si me habla de malos modos siempre puedo amenazarle con devolverla ¡dos meses de tele gratis! Pero yo no soy así, sabemos que vas a cobrar… Pero cuándo ya es otro tema.

Pues esta situación es el pan nuestro de cada día de las pymes cuando hacemos trabajos o vendemos a las empresas medianamente grandes. En este país el tema de cumplir con los pagos en tiempo es algo opcional… Una pena que las nóminas de los trabajadores, el alquiler de la oficina, la luz, el agua, los consumibles y todo lo demás no se pueda pagar con la misma flexibilidad. Al final somos las pymes las que financiamos las grandes empresas.

Un fin de semana de emprendimiento

En la anterior entrada: «Como pollo sin cabeza» nos quedamos el viernes por la mañana, después de haber estado en Salamanca y presentado a los posibles mentores de Madrid+d nuestro proyecto, alguno ya se iría a casa y esperaría al lunes para continuar, pero los «emprendedores», o los pringados que nos autoexplotamos, tenemos otro concepto de lo que significa «día laborable» y resulta que habíamos sido seleccionados como semifinalista en el I certamen emprendedores que tendría lugar en Torrelavega este sábado y Domingo.

Dado que nos enteramos un poco antes de salir para Salamanca no teníamos planes para esto, pero convencí a Cristina para que me acompañase (y así hacíamos una escapada de fin de semana, que no hacemos desde tuvimos a los niños) y aunque a regañadientes finalmente accedió. El único problema es que tendríamos que salir un poco tarde el viernes (a eso de las 17:30) y eran como 5 horas de viaje para los más de 430km que nos separaban de la ciudad cántabra.

Así que, dicho y hecho, una maleta hecha a toda prisa, una reserva en el primer hotel recomendado en la web del organizador y, vuelta al coche… La verdad es que si no estuviese tan congestionado creería que estaba en el día de la marmota volviendo a Salamanca… Por suerte la carretera no tenía demasiado tráfico y casi todo el camino era por autopista, por lo que, aunque aburrido, el viaje transcurrió sin novedades.

El hotel era otra historia, estaba pegado a un centro comercial de los que ponen lejos de las ciudades y esta primera noche tardamos como media hora andando en llegar al centro de Torrelavega, como tampoco sabíamos donde cenar terminamos en una cafetería que nos dió una ración de alitas y unas patatas con salsas de extraño aspecto y sabor aún más curioso… Desde luego no figuraría en la guía michelín.

El día siguiente se presentaba intenso. Teníamos que exponer nuestro proyecto junto con otros 39 candidatos, a nosotros nos tocó la sesión de la mañana (podéis ver el video aquí) y después de la exposición (fuimos los ultimos de la sesión) recibimos nuestro diploma acreditativo.

La verdad es que había muchos y muy variados proyectos, algunos muy innovadores, otros muy comprometidos, algunos globales y otros locales, pero todos destilaban pasión y era una muestra muy buena de espíritu emprendedor puro. El caso es que terminadas las sesiones el jurado deliberaría por la noche, por lo que hasta el día siguiente no se sabrían quienes eran los finalistas… Así se aseguraban que todos estuviésemos al día siguiente. Ese día comimos en un mac donalds.

La cena de esa noche tampoco es que fuese memorable, porque decidimos quedarnos en el hotel para ver la final de la copa del rey y compramos algo de comida en el centro comercial (para algo lo teníamos al lado) y, además, el cansancio ya hacía mella y el resfriado seguía sin irse del todo (podéis comprobarlo en la voz que luzco en la presentación).

La final se presentaba en un formato «emocionante» la presentadora iría nombrando a los finalistas uno a uno y saldrían a dar un pitch de dos minutos y luego tres de preguntas, sin presentación y sin preparar. Tenéis el video de la gala completa aquí. El caso es que SÍ nos eligieron finalistas, salí a dar el pitch improvisado y aguantamos hasta el final de la gala. Desgraciadamente no nos dieron ninguno de los tres premios (ni el del público que se lo dieron a un simpático surfero que había inventado un capazo para secar el neopreno) y decidimos que ya era suficiente. Vuelta a casa.

La comida en la carretera tampoco es que fuese mucho mejor que el resto de comidas del fin de semana (Es muy dificil controlar lo que se come cuando estás en ruta) pero ya no había tiempo ni fuerzas para más. Desde el martes anterior que salí para Salamanca no había podido parar, los virus se habían hecho fuertes y tenía (tengo) todavía un oído congestionado.6 días sin parar ni un momento y lo que quedaba… La semana siguiente tengo que organizar la ronda semilla para NoMorePass y no me puedo permitir no estar al 100%… Seguimos.

Solo me queda agradecer de corazón a Cristina que me acompañase… No se si hubiese resistido el viaje sin ella y, además, así pudo ver un poco el loco mundo de los emprendedores en el que estoy metido. De verdad, gracias.