La tesorería y los abusones

Quizá debería poner por subtítulo “¿porqué todo el mundo se cree que pagar es opcional?“.

Imaginemos una supuesta situación… Yo, que soy un cliente cojonudo, me paso por una tienda de electrodomésticos, elijo la tele más cara de la tienda y decido que le voy a hacer el favor al tendero de llevármela a casa, aunque sea super-cara no pienso regatear… Le indico al vendedor que me la lleve a casa y hasta le indico la fecha y la hora a la que tendrán que pasarse a dejarla… ¿Tarjeta o efectivo? me pregunta el amable dependiente (quizá no recuerde que para esa suma de dinero ya no se puede pagar en efectivo, pero en fin…) y yo le digo: “Transferencia bancaria… a 45 días, solo pago a fin de mes, así que serán 55”.

Evidentemente no me dejarían salir de la tienda sin haber pagado, nadie acepta este tipo de pagos salvo que en lugar de una tele te hayan pedido un servicio profesional y en vez de ser un particular eres una empresa medianamente grande… No obstante, para seguir con el relato supongamos que hay confianza y el dueño de la tienda nos conoce y se arriesga a aceptar el pago, hace sus cuentas y por el margen que le deja este producto puede asumir los 55 días de retraso en el pago.

Llega el día 55 y el pago no aparece, el dueño de la tienda me pregunta y yo, como sorprendido, le digo… He tenido un problema al ordenar la transferencia, pero ya está arreglado…

¿cuando cobraré? nos pregunta el dueño de la tienda

Pues dentro de 30 días, claro, ya se ha pasado el día de pago de este mes…

¿Alguien se puede imaginar esta situación? Es más, alguien se imagina que el dueño de la tienda no amenace de muerte a toda mi familia si no le hago la transferencia en ese momento. ¡Qué día de pago, ni que día de pago!

El pobre hombre me ha pagado una tele y, encima, si me habla de malos modos siempre puedo amenazarle con devolverla ¡dos meses de tele gratis! Pero yo no soy así, sabemos que vas a cobrar… Pero cuándo ya es otro tema.

Pues esta situación es el pan nuestro de cada día de las pymes cuando hacemos trabajos o vendemos a las empresas medianamente grandes. En este país el tema de cumplir con los pagos en tiempo es algo opcional… Una pena que las nóminas de los trabajadores, el alquiler de la oficina, la luz, el agua, los consumibles y todo lo demás no se pueda pagar con la misma flexibilidad. Al final somos las pymes las que financiamos las grandes empresas.

El síndrome de estocolmo

Últimamente he escuchado en más de una ocasión el término “el sindrome de estocolmo” que hacía tiempo que no oía… Pero lo he visto en una serie en la tele y, además, lo estoy viendo en los comentarios en las redes sociales al hilo de la moción de censura… ¿Y eso como es? Te preguntarás, pues porque no hay otra explicación, los votantes del PP sufren el sindrome de estocolmo.

Veamos su definición:

síndrome de Estocolmo
Trastorno psicólogico temporal que aparece en la persona que ha sido secuestrada y que consiste en mostrarse comprensivo y benevolente con la conducta de los secuestradores e identificarse progresivamente con sus ideas, ya sea durante el secuestro o tras ser liberada.

 

¿Os suena a algo?

Pues a mi sí, es la única explicación que encuentro a que gente que considero normal, o incluso inteligente, se comporte como si desalojar a M. Rajoy de la presidencia abriese las puertas del infierno. Ellos, que han estado secuestrados por los ladrones, que les han robado la educación, la sanidad y hasta el buen juicio. Ellos, que han tragado con ruedas de molino, como los hilillos del prestige, con casos aislados, con las personas esas de que habla, o con la soberbia y la mala educación de ciertos representantes, ya sea políticos o de la escoria mediática que les acompaña. Ellos, que debían sentirse aliviados, que ahora podrán refundar el partido, si así lo desean, que podrán limpiar de corrupción y fascismo su partido desde sus bases, se muestran más que comprensivos y “cariñosos” con sus líderes… Solo puede ser porque estén presos del síndrome de Estocolmo… Si no no me lo explico.