La épica del informático

programmingHoy toca una entrada para alabar la tarea de nuestros trabajadores del conocimiento (eufemismo clase Dios) que son, como no, ninguneados e ignorados silenciosamente por el público en general y por sus jefes en particular. Pero esperad, antes de eso, un “mea culpa”… ¿Porqué los profesionales de la informática son tan despreciados en esta, una sociedad construida en base a su esfuerzo? Os diré mi opinión… Porque acostumbramos mal a nuestros clientes. Nos piden lo imposible y se lo damos, nos quejamos, nos revolvemos contra la ignoracia atrevida del que nos pide la luna pero finalmente cedemos y eso es lo que nos conduce inexorablemente a las mazmorras de nuestro propio talento.

Si alguien pide un presupuesto a un fontanero para que le ponga un grifo debajo de la cama (por estúpido que eso sea) y consigue un profesional que no se descojone de su ocurrencia y le de el presupuesto lo más normal es que consiga su grifo y nada más. Imaginemos la conversación:

  • Cliente: ¿Qué es esto que me has puesto aquí?
  • Fontanero: un grifo
  • Cliente: pero está debajo de la cama, ¿cómo voy a poder usarlo así?
  • Fontanero: es lo que pidió
  • Cliente: si, claro, pero es de sentido común que un grifo debajo de la cama debe tener algo que permita que se use desde encima de la cama
  • Fontanero: eso no es mi problema
  • Cliente: venga, no me vengas con esas, un grifo que no se puede usar no te lo voy a pagar.
  • Fontanero: es lo que has pedido y es lo que tienes que pagar
  • Cliente: ya, pero al menos harás que se pueda usar desde la cama
  • Fontanero: solo tienes que bajar de la cama y amorrate al caño
  • Cliente: eso no es práctico
  • Fontanero: ya ¿y?
  • Cliente: venga, me haces un apaño para que pueda usarlo desde la cama y luego te contrato la pila del baño
  • Fontanero: ni de coña, aquí tiene la factura.
  • Cliente: bueno, vuelve dentro de un mes y te pago junto con el resto de..
  • Fontanero: ahora
  • Cliente: esto…
  • Fontanero: ¿Pagas o me llevo el grifo y se te inunda la casa?

Bueno, algo así… Los clientes suelen ser más razonables con los fontaneros que con los informáticos, porque, total, seguro que a los informáticos les gusta hacer mal su trabajo y no ponen todas las cosas que tienen que poner porque son vagos.

¡Pues no!

Los informáticos, y los programadores principalmente, son héroes. Gente que consigue lo imposible, que cumple con requisitos inverosímiles, que estira el tiempo disponible hasta lo absurdo para conseguir terminar algo que, probablemente, luego sea mal juzgado por algún ignorante en la materia. Los programadores más experimentados crean obras de arte en unas líneas de código que, aunque podrían ser admiradas en museos donde otros programadores no puedan más que deshacerse en halagos, al final son ejecutados una vez por alguien que no está preparado ni para programar una lavadora y obtienen un comentario estúpido sobre el número de clicks que hay que hacer… Estos héroes anónimos mueven nuestro mundo, allí donde mires hay un programa que escribió alguien, que hace más sencilla tu vida, o que te permite hacer cosas impensables hace solo unos años. Estos héroes sin nombre que, por lo menos en España, están mal pagados, mal vistos (como si picar código al azar en un editor fuese programar), mal dirigidos por gente sin criterio y sin empatía. Formando parte de hojas excel que los mide en kilos de carne y los vende y los compra a otros patanes con ínfulas que creen que hacer informática es un simple problema de coste.

Por todo ello, amigo gerente, si alguna vez un programador te intenta explicar lo difícil que es conseguir algo, entiéndelo como un cumplido que te hace intentando dejar que veas una porción pequeña de su complejo mundo interior. Intenta comprender que no te está intentando dar una excusa, sino describiéndote el peligroso campo de batalla en el que va a meterse en tu nombre y dar hasta su última gota de sudor y sangre para acabar con el enemigo y conseguir esa funcionalidad que tu describes en una frase pero que eres completamente incapaz de explicar en sus detalles (o, simplemente, no quieres hacerlo por pereza).

Día a día, proeza a proeza, sin parar, sin esperar recompensa, sin aparecer en los libros de historia (ni siquiera viendo reconocida su propiedad intelectual muchas veces), el programador anónimo sigue siendo el motor de esta sociedad y, desde aquí mi más sincero agradecimiento a todos ellos. Y, por favor, dejad de tratar a los gerentes como niños, que ellos no quieran escuchar los problemas no significa que estos no estén ahí y que merezcan verlos con sus ojos… Igual así despiertan y os empiezan a tratar como lo que sois, los nuevos magos de la tecnología moderna.