El dilema moral

Para aquellos locos que siguen este blog con cierta asiduidad o los chalados que nos tienen en su lector de RSS, no os contaré nada nuevo si os digo que soy un empresario. Empresario forzoso, eso si, porque a falta de una empresa que me ofreciese las condiciones de libertad y desarrollo personal que yo esperaba, me tuve que construir la mía. Montar una empresa no es realmente difícil si sabe cómo, lo complicado es dotarla de una continuidad, rodearte de gente que disfrute haciendo lo mismo que haces tu y encarar los desafíos día a día teniendo claro porqué estas en ella.

El caso es que, como es evidente, a mi lo que me gusta es programar, desarrollar software útil y ver cómo se utiliza y cómo facilita la vida, en mayor o menor medida, a nuestros clientes o a los clientes de nuestros clientes. Hay veces que se te ofrecen proyectos de una embergadura mayor de lo que puedes abarcar, y en esos momentos hay que decidir si se hace más grande el barco o se tira la oportunidad por la borda. En mi caso cada ampliación de la plantilla ha ido acompañada por tortuosas noches en vela y mil y una deliberaciones sobre la rentabilidad y la capacidad de dar una estabilidad laboral al nuevo colaborador. En fin, un sinvivir que un directivo medio de empresa de medio pelo no sufre generalmente.

Mi empresa no tiene altos ideales, ni objetivos macroeconómicos que cumplir, nos basta con saber que damos un servicio excelente y que nos pagan lo justo para seguir haciendo lo que nos gusta. No solemos sacrificarnos demasiado e intentamos coger proyectos interesantes para poder seguir aprendiendo día a día (esto de la informática es lo que tiene). Somos un poco frikis y, en suma, intentamos hacer del trabajo una parte estimulante de nuestra vida, no un castigo divino que tenemos que sufrir para purgar nuestros pecados.

Y llegados a este punto es cuando surgen los dilemas morales, las preguntas existenciales, ¿debe ser el empresario un explotador? ¿hay que abusar de los empleados o ellos abusarán de ti? ¿merece la pena montar una empresa en este país?… En suma, ¿el único empresario posible en nuestro sector y nuestro país es el empresaurio?

La legislación, la negociación colectiva, el sistema de recaudación del estado, el sistema de protección social están diseñados, básicamente, para dos tipos de empresas: las grandes y las más grandes. Tener que adelantar el IVA de las facturas y soportar plazos de pago de 120 días, pagar comisiones exageradamente desorbitadas a los bancos por una mínima financiación, lidiar con convenios diseñados para grandes cárnicas explotadoras en lugar de pequeñas pymes sin margen de maniobra, tener las mismas obligaciones laborales que empresas miles de veces más grandes y solventes son aspectos que hacen la vida al pequeño empresario muy, muy difícil. Como contrapartida suele quedar la familiaridad con los empleados, el apoyo mutuo o el compromiso absoluto que el empresario suele tener con la empresa haciendo suyos todos los problemas sin mirar para otro lado…

En mi caso, y es lo que provoca este post, he estado a punto de ver como la empresa se iba a pique por una combinación de crisis y mala suerte. Hubo un momento en 2011 en que fuimos 3 empleados y uno era una chica que se había quedado embarazada y estaba de baja desde el segundo mes… Nuestro convenio obliga a complementar el sueldo hasta llegar al 100%, por lo que durante su baja estábamos pagando el 25% de su sueldo y las cotizaciones sociales (otro 30%), con solo dos personas trabajando nos costó muchísimo sacar adelante ese año. La reincorporación de esta trabajadora fue un episodio casi kafkiano para una microempresa, tuvo gemelos, por lo que se amplió su periodo de baja maternal (periodo en el que seguíamos cotizando por ella) y, a su vuelta, decidió tomarse las vacaciones del año pasado, las del presente y tomar al pie de la letra el convenio que le daba 15 días por hijo por lactancia… Total otros dos meses y medio paǵandola el salario completo y las cotizaciones y sin obtener ningún ingreso por su parte… Al final ¡albricias! la muchacha vuelve a incorporarse y vemos el cielo abierto, nos constará volver a rentabilizar su trabajo, pero podemos conseguirlo con el tiempo…

¡Craso error! Al poco de volver me indica que se va a casar ¡chica! ¿en 14 meses no has tenido tiempo para ir al juzgado? No pasa nada, otros 15 días de sueldo, además se pide vacaciones que hace coincidir con el principio y el final de forma que se convierten en 20 naturales seguidos. Además, pone problemas para tomar días de vacaciones en los momentos en los que no hay trabajo en el cliente… ¿por qué quieres venir a la oficina si no hay nada que puedas hacer? ¿por qué te vamos a pagar esos días? Es un pequeño esfuerzo, pero no te estamos pidiendo la luna, solo que te tomes semana santa de vacaciones… Al volver de su feliz casamiento me comunicó que se iba de la empresa… Que fuese preparando el finiquito y que quería más días de vacaciones!!! ojiplático me quedé, saco la cuenta de los días naturales que ha disfrutado en lo que va de año (83 y estamos a junio)… Llevamos palmando pasta con ella desde hace año y medio, nos dice que se va, impidiendo ya que recuperemos lo perdido, perdiendo definitivamente al cliente que estaba atendiendo y, encima, quiere más…

Ciertamente las cuentas no me salían. Independientemente de que siendo purista igual algo de razón podía tener, lo que es inconcebible es que, por una parte, una empresa tan pequeña como la nuestra pueda ponerse en riesgo de bancarrota por una situación, aparentemente, cubierta por la seguridad social y, desde luego, totalmente ignorada por sus beneficiarios y, por otra, que una persona que lleva sin trabajar más de 14 meses no tenga el buen sentido de entender la situación en la que pone a la empresa. Para terminar de rizar el rizo, tras una conversación nada agradable con una abogada y la preparación preceptiva del finiquito en cuestión, en el momento de firmarlo la chica se niega a devolvernos el portátil que usaba para su trabajo… ¿Qué portátil? No se de qué portátil me hablas.. El surrealismo más purista acababa de hacerse obra de teatro dentro de mi oficina…

Aunque al final la cosa parece que se ha encauzado (momentáneamente), esta es una experiencia que no se la deseo a nadie (generalmente se paga por el trabajo y se intentan sacar beneficios de ello, no se paga por no hacer nada y encima de dinero se pierden clientes). Soy un firme defensor de la conciliación de la vida familiar y laboral, no tengo ninguna intención de perjudicar a las mujeres por el hecho de que lo sean, pero… ¿qué me vendrá a la cabeza cuando entreviste a una mujer en edad fértil? ¿la tendré que pagar menos para compensar las seguras pérdidas que esto me ocasionará? ¿preferiré aminorar las probabilidades y no contratarla? ¿toda esa legislación y macro-convenios para proteger la maternidad no se convierten en un arma contra la contratación de las mujeres?

Todos esos dilemas, y muchos más, se agolpan en mi cabeza mientras pienso como recuperarme del golpe y seguir adelante porque, alguien tiene que generar empleo, y me temo que en España somos las pymes las que más contratamos… Y todo esto solo por poder seguir programando y haciendo cosas interesantes… Igual dentro de poco ya no me merece la pena y me tengo que buscar algo «más estable», aunque no genere empleo y tenga que aguantar a un gerente incompetente…

Como resumen, y antes de que los sindicalistas que pasen por aquí me pongan a bajar de un burro (estoy abierto a todo), un pensamiento: De donde no hay no se puede sacar. Por muchas leyes que se hagan, si no hay presupuesto para financiarlas, no se podrán llevar a cabo (mirad la ley de dependencia). Con las empresas pasa lo mismo (ojo, con algunas, que también hay tiburones), a veces no hay dinero como para poder exigir el 100% de lo que se quiere.

¿Y porqué he puesto esa foto en el post? Porque es lo que ví anoche desde mi balcón (un incendio en las mimbreras) y porque así es como tengo la cabeza después de tanto dilema.