Cheto lo será tu padre!

chetosComo ya os comenté en la entrada anterior, estoy dedicando mucho tiempo a esto de jugar al ingress, explorando sus capacidades de realidad aumentada e intentando descifrar el complicado entramado social que se construye a su alrededor. Uno de estos elementos sociales son los grupos de usuarios de la misma facción en una región determinada. En mi caso me tocó Madrid, que es la comunidad en la que juego.

Les conocí cuando era nivel 6 (el nivel 8 es el máximo) y me ayudaron un par de veces dándome munición, desde que subí a nivel 7 no he vuelto a recibir ninguna ayuda suya, de todas formas lo entretenido es subir por ti mismo, por lo que tampoco lo echo de menos. Al subir al nivel 8 me invitaron a su “club del 8″ donde se habla mucho más, se coordinan ataques o sirve como lugar donde desahogarse de las incidencias del juego. Después de 3 meses en ese club ayer decidí abandonarlo. La razón para ello es sencilla, se había convertido en un “salvame deluxe” para jugadores amargados.

Lo que era un juego divertido donde tenías la posibilidad de conocer a otros jugadores de ambas facciones se había convertido en un juego de secretos, insinuaciones y quejas constantes. El nivel de paranoia llegó a tales extremos que aparecían “chetos” (del inglés to cheat, el que hace trampas) por todas partes. Es cierto que el juego permitía hacer trampas “chungas” como teletransportarse y aparecer en sitios en los que no estabas (mediante técnicas como fakegps y otras) y eso afectaba mucho al juego al desilusionar a los que jugaban moviéndose fisicamente y con mucho esfuerzo. Esos chetos siguen existiendo y están haciendo mucho daño al juego. Reportarlos a Naintic parece que no funciona demasiado bien, aunque supongo que tarde o temprano se encontrará la solución técnica y desaparecerán. Pero la paranoia llegó a niveles insospechados cuando acusaron de chetos a cuentas que habitualmente iban juntas a jugar y que, como el club no los conocía personalmente, sospechaban que se trataba de un “multicuenta” y no eran dignos de compartir hagout con ellos.

Sin pruebas y en plan gallinero empezaron a atacar verbalmente a personas que solo habían cometido el error de introducir en el juego a su pareja, hermano o hijo y que, por otra parte, todavía estaban a niveles bajos que no ofrecían tampoco ningún problema para los jugadores avanzados. En fin, que sin pruebas y con el único objetivo de demostrar ante la otra facción que ellos eran más limpios y más honrados (y así evitaban que se les investigase a ellos por otro lado) habían convertido una sana comunidad de jugadores en una caza de brujas sin sentido y a cada momento que pasaba iba resultando menos interesante seguir en esa comunidad… Así que tras el abandono de uno de mis amigos del grupo por acoso, decidí dejarlo yo también. Como escuché una vez: “no dediques tu tiempo a quien no lo merece”. Y en estas estamos.

Me estoy pensando muy seriamente si abandonar el juego (esto será inevitable, antes o después) o seguir a mi rollo un tiempo más hasta que me canse. Sea como sea, esto es un juego y su objetivo es pasárselo bien, si quisiera ver trapos sucios o gente insinuando, acosando, gritando y escuchándose solo a ellos mismos, encendería la tele y pondría telecinco. Para todos ellos un último mensaje: “¡cheto lo será tu padre!“.

Leyendo códigos de barras con el iPhone

Después de construir la aplicación que os comentaba en la entrada anterior, decidí dar un paso más y aplicar el móvil a algo que no se podría hacer por la web y que acercase un poco más los libros “físicos” a nuestro sistema. Decidí incluir un sistema que leyese los códigos de barra de los libros (que con el ISBN-13 ya es un código EAN válido) y buscarlos en biblioeteca. El resultado es la versión 1.5 de la aplicación, cuyas novedades podéis ver en este video:

Para el que le interese, he utilizado las maravillosas librerías Z-Bar para iphone, que son muy sencillas de utilizar y que tienen una potencia increible. Lo único malo (lease con una mueca graciosa en la cara) es que he tenido que cambiar mi iPhone 3G por un nuevo iPhone 4 para poder probar la funcionalidad… Y todavía estoy flipando con la pantalla retina.

La aplicación todavía puede mejorarse un poco, pero si quieres almacenar tu biblioteca de libros y mantener la lista en un sitio donde poder comentarlos, valorarlos y consultar tus notas, date de alta en www.biblioeteca.com y bájate la aplicación.

Mi primera aplicación para iPhone. (Experiencias con Apple)

Algo que tenía pendiente, y que sabía que tarde o temprano tendría que aprender es a programar para iOS, desde que tengo el iPhone no dejo de sorprenderme de las cosas que se pueden hacer con este aparatito. Aprovechando la excusa de hacer un cliente móvil para BiblioEteca me puse manos a la obra y pude comprobar los pros y contras de programar para iOS.

Pero antes de continuar escribiendo nada sobre el particular, me gustaría que pudieseis ver el video que preparé (gracias al iMovie) sobre la aplicación gratuita que ya está en la appstore de apple:

El resultado no es perfecto, pero si que es lo suficientemente llamativo para ser considerada una aplicación adecuada para el móvil. todavía no he terminado su desarrollo y tengo más ideas interesantes para implementar en la aplicación, pero ya me ha permitido programar en la plataforma iOS y subir a la appstore una aplicación y una actualización de la misma. Este post es un resumen de mis experiencias con apple.
Sigue leyendo

iOS 4. No es una experiencia Apple…

ios-4

Estos días, tras tanta excitación por la presentación del iPad y las promesas de las nuevas cosas que nos traería el nuevo sistema operativo iOS4 se hacía cuesta arriba la espera hasta poder actualizar mi iPhone… Hasta que por fín mi itunes me avisó de que ya tenía actualización disponible… Empieza la odisea.

Acostumbrado, mal, lo se, a que las actualizaciones del iPhone simplemente funcionen, me preparé con todo lo necesario (mi macbook, mi cable oficial y el itunes fresco) dejando de lado el itunes que tengo en windows (y que uso porque no hay itunes para linux ¡despierta Apple!) ya que me da muchos problemas en las sincronizaciones.

Conectamos el iPhone al macbook, el itunes arranca y me avisa de que tenemos actualización, ¿actualizar? Si, claro, para eso hemos venido. Empieza el proceso, descarga… bien, copia de seguridad… Me tarda una eternidad, pero parece que ha funcionado…

Actualizando… Pantalla del iPhone en negro, con manzanita y barra de progreso. Otra barra de progreso en el iTunes… Y así se queda durante 2 horas, momento en el que decido que algo debe ir mal. Sudores frios, sensación de que me acabo de quedar sin teléfono, etc. etc…

Me voy a internet, vamos a ver… Problemas de instalación con el ios 4. Mogolón de páginas. ¡Vaya! Igual tenía que haber buscado esto antes de instalar. El caso es que era el primer día de instalación del sistema y no hay soluciones encontradas. Y yo estoy ahí, con una pantalla negra con manzana que no progresa y con el itunes congelado… Como yo.

Remedio drástico: desenchufar el iPhone del cable y ver que pasa… El iphone no arranca, claro… Me dice que lo conecte a un itunes. Lo conecto, itunes me dice que tiene que autenticarse contra apple para reconocer el teléfono, bueno, pues vale… A la primera no me funciona la autorización, el sudor ya me cubre la frente y lo vuelvo a intentar… A la segunda funciona y dice que tiene que restaurar el backup ¡bien! Una media hora después volvía a tener el mismo iPhone que al principio, pero sin las canciones. Bueno, más se perdió en cuba.

Cabezón que es uno, decido volver a intentar la actualización (a ver si ahora después del restore esto va mejor)… Sigo el proceso de nuevo, pero esta vez parece que avanza el indicador de progreso más rápido… Casi, casi termina hasta que me salta el error itunes -402653077… Ahora si que la he cagado, me digo. Sin embargo parece que el teléfono ha completado la actualización y está arrancando, a la primera no quiere desbloquearse, la segunda dice que me sincronice con itunes de nuevo, pero a la tercera parece que ya se ofrece a que meta el pin y arranque definitivamente.

Y en ese estado ha quedado el teléfono, se perdieron las fotos y la música almacenada (además de todos los comics de la mavel), pero ya tenía el iOS4 instalado y funcionando. Eso si, las horas de vida que he perdido, entre el tiempo físico y el daño coronario que he sufrido en este proceso ya no las podré recuperar (y dudo que apple me compense). Y eso que tengo el teléfono sin jailbreak ni nada, tal cual me lo dejó apple tras la anterior actualización.

Tengo que decir que el iOS4 tiene, visualmente pocas diferencias con el 3.3 (excepto los reflejos de la barra inferior) y que lo único que he usado de lo nuevo es la posibilidad de crear carpetas (he dejado mis 5 pantallas en solo 2). Por lo demás sólo parece que es más lento si abres varias aplicaciones una detrás de otra (creo que es por su gestión dinámica de la memoria). Por lo demás no he tenido oportunidad de probar nada más. ¿Merecerá la pena? El tiempo dirá.

P.D: No he tenido tiempo de escribir nada más porque ando liado con mi próximo proyecto, por si quereis echarle un vistazo: BiblioEteca. Su Blog. Su página en Facebook.

Telefónica de nuevo

El CRM del infierno

Como ya os he contado en anteriores entradas, he tenido mis más y mis menos con telefónica movistar desde que decidí comprarme el iPhone (y antes, pero menos), el caso es que tras un buen rato de conversación (no se como definir algo en que yo no hablo, solo espero y alguien termina diciendo algo al otro lado del teléfono) con el teléfono de atención de telefónica me veo en la imperiosa necesidad de escribir algo.
Además, visto lo visto en el blog de E.Dans, puede que incluso alguien de telefónica lo lea y me traten como un ser humano.

El caso es que como os comenté aqui, los de telefónica me cobraron una pasta por una penalización que no me correspondía, además, me llevó mucho tiempo hacer que lo corrigieran y me devolvieran el dinero (que finalmente lo hicieron), pero no podía quedar ahí la cosa, no.

Al comprar el iPhone y activar su servicio de tarifa plana 25, se hizo innecesario mantener el servicio de datos que tenía para cuando usaba el anterior movil como modem, 15 euros que me daban derecho a 250Mb de tráfico de internet con el pomposo nombre de “Compromiso Navegación y correo PDA”, por lo que solicité en la tienda que me lo anularan (lo solicité la primera vez que compré el movil y cuando volví para que me subsanaran el error de la penalización). El caso es que en la factura del mes pasado seguía apareciendo ese concepto, pero yo lo achaqué a que hubo un periodo en el que estuvo desactivada la tarifa plana del iPhone y las conexiones usaban ese módulo de datos… No pasa nada.

Pero en la factura de este mes veo con estupor como se me cobran de nuevo los 15 euros (sin anotar ningún consumo para este servicio)… Mal rollo, llamada al canto.

Lo primero, felicitar a los que han instalado el nuevo sistema de reconocimiento de voz que, si actuas como un autómata, te redirige al operador correcto, o incluso te da la solución… Pero yo tenía que hablar con alguien, así que me salté esa parte y llegamos al operador que, tras pedirme los datos (incluso el CIF de la empresa) y explicarle el caso -dos veces, que la primera no debió saberle a nada- me indica que me va a pasar con quien me puede gestionar la baja… Y me pasa con ¡el servicio comercial!, esperando eso si sus buenos 20 minutos (deberían estar en la hora del bocata).

Hablar con un comercial de telefónica para dar una baja es un ejercicio muy parecido a ducharse en las prisiones de antes… Ya puedes apretar el culo, porque a la mínima te han colado algo que no deseas… La conversación era algo así:

Yo: que no necesito ese servicio y quiero darlo de baja
El: como es buen cliente, le hacemos un 50% de descuento el primer año
Yo: pero que no lo quiero, que me de de baja
El: pero así puede usar internet con otro terminal
Yo: si me he comprado el iPhone y pago un pastón por la tarifa plana, ¿para qué voy a querer eso?, que me de de baja
El: Se lo podemos pasar a otra de sus líneas
Yo: La mía es la única que usa datos y le digo que me de de baja
El: Mire que se va a arrepentir (esto no es literal, pero es que dejé de atender)
Yo: Que me de de baja
El: No se preocupe, ahora se lo tramitamos

Albricias, en este momento ya creí que el comercial se había hablandado… pero siguió hablando.

El: ¿tiene teléfono de telefónica?…
Yo: pueeeeee si (con la boca pequeña, que ya me olía a chamusquina)
El: ¿le han informado de la oferta del ADSL xjbcwuvbjcb (sustituir por sus palabros comerciales)?
Yo: …. ¡¡!! ¿¿?? (esto son segundos intentando procesar que carajo hacía yo hablando del ADSL con un extraño, con lo que me había advertido mi mamá de evitar estas situaciones)
Yo: si (mintiendo), pero no quiero

El caso es que el sufrido comercial-teleoperador me hizo darle explicaciones de qué tenía en casa, porqué no quería cambiarme al adsl de telefónica y así un buen rato…

Yo: ¿Ya estoy dado de baja?
El: Si, se lo registramos y bla, bla, bla…. (otro rato intentando entrarte como a rubia con cubata en pub de mala muerte)
Yo: Muchas gracias. CLIC! (eso es el teléfono mientras yo lo colgaba después de media hora perdida)

¡¡¡Juro por mis niños que como me llegue en la próxima factura este concepto la voy a liar parda!!! ¿alguna recomendación para irme preparando?