Y aún creerán haber ganado

Después de la triste escena de ver como el consejo de ministros aprobaba, tal cual, la Ley de Economía sostenible con la “ley antidescargas” instalada en ella, aún me pregunto. ¿Creerán ellos que han ganado?

Cuando digo “ellos” me refiero a los magnates de la industria de los soportes “musicales, videográficos o telepáticos”, ya que los autores ya sabemos de antemano que no van a ganar nada más que las migajas que ya les dejaba la industria. Y refieriendome a esa industria, mi pregunta es: ¿Prohibiendo el acceso a las descargas por internet ganarán más dinero?

La respuesta es: NO, es sencilla, es directa… El mercado no va a dedicar más dinero a la música, ni al cine, ni a los libros. El dinero es el que hay y, a pesar de que se ha gastado más dinero en música el 2009 que en el año anterior (con P2P incluido), no hay expectativas de que se gaste más. ¿Qué han conseguido, entonces?

Han conseguido el equivalente a cerrar las bibliotecas. Esos sitios donde ibas y te dejaban un libro para leer sin pagar nada, ya que no querías o no podías comprartelo… En internet, las canciones y las películas son prestadas igual que en las bibliotecas: lo que no quieres comprar, lo tomas prestado de ahí. Lo que crees que vale dinero, lo compras, o vas al cine, o a un concierto.

Al igual que cerrando las bibliotecas no conseguirían vender más libros, sino cercenar el derecho de acceso a la cultura, cerrando las webs de enlace conseguirán lo mismo, pero aplicado al resto de cultura, disponer de un rebaño de borregos con menos acceso a cultura y más acceso a “medios afines” que aplaudan decisiones sin sentido como estas.

Espero que Alejandro Sanz y Rosarillo mientras descorchan el champagne y se ponen a cantar por bulerías (calculando cuanto ha costado el lobby y cuantos mercedes dejarán de estrenar por ello) se darán cuenta del gran error cometido. De la cantidad de personas que dejarán de escuchar su música o ver sus videos y de lo poco fiel que es la industria con los que ya no les dan dinero (y será dentro de pocos años).

Mientras, al otro lado de las barricadas, los pobres internautas tendremos ahora una inseguridad jurídica manifiesta. Nadie podrá poner una web en España sin ser amiguito de la nueva comisión “sin perdón”, ya que si el cierre de tu web no atenta contra los derechos fundamentales (no eres un periódico o similar) el juez dictaminará que no hay problema en cerrarla y será la comisión la que, alegremente, podrá poner el cartel de “cerrado” en la misma.

Así pues, cualquier negocio en internet se convertirá en posible blanco de una comisión arbitraria y sin control ninguno. Si mañana quiero poner una red social de admiradores de Nino Bravo y a alguno de los usuarios se le ocurre poner un enlace al torrent de su obra completa, igual me la cierran. Dando igual los euros invertidos o lo prometedor de la inversión en I+D para mejorar la tecnología del sitio… Vamos, que a nadie se le ocurrirá poner una web en el suelo patrio (a tomar por… los hostings nacionales).

Pero lo que es peor, es que esta ley abre un boquete inmenso en la libertad de expresión, al igual que en China, el derecho de lo que pueden ver los españoles en internet acaba de ser limitado… Y de la peor manera posible. Todavía queda el trámite de la aprobación parlamentaria… A ver si hay suerte y se les encienden las lucecitas del entendimiento y el sentido común.

Historias de un viejo informático

Aunque supongo que alguno de vosotros ya conoce la página a la que me refiero, no me queda más remedio que compartir con vosotros esta rara pieza de nostalgia informática que nos regala Macluskey.

En este enlace encontrareis la página de el cedazo con el resumen de todas las entradas de las historias de un viejo informático.

Estas amenas lecturas nos mostrarán como evolucionó la informática en nuestro país, vista desde la perspectiva de un informático de los tiempos heroicos.

Una lectura imprescindible para todos aquellos que han pasado algo de tiempo en esto de la informática o que pretenden dedicarse a ello en el futuro… Os la recomiendo encarecidamente.

Gracias Macluskey

Las atribuciones del informático

Teclas
Soy un Licenciado en informática por la Universidad Politécnica de Madrid, del plan 86, para ser más exácto. curse 6 años de asignaturas y tuve que hacer un proyecto fin de carrera. Cuando se cambió el plan de estudios en mi universidad y empezaron a ofrecer el título de ingeniero (cursando un año menos) solicité la homologación, que todavía está en trámite, vete-tu-a-saber-por-que.

Os suelto todo este rollo para que podáis saber a lo que me refiero cuando hablo sobre un ingeniero informático (o un licenciado, como en mi caso), al menos en lo que a los estudios se refiere.

El caso es que estaba yo tan feliz haciendo mis cosas de informático en mi empresa de informática, cuando me llegó esta noticia: Desaparición de la ingeniería en informática y, nada más leerla (el título es sugerente), se me ponen los pelos como escarpias… ¿pero que co…?
Sigue leyendo

Un Mc Software completo, por favor

Aunque el símil no es mío (ver Las Big Macs contra el chef desnudo), si que es cierto que podemos comparar, de alguna manera, el mundo de la cocina y el del software. ¿Qué preferís para comer, un Big Mac o alguna especialidad de la cocina tradicional? Aunque sobre gustos no hay nada escrito, parece que por calidad y por resultado siempre se escogería la obra de un cocinero a la de Ronald McDonald.

Recientemente me he encontrado con un cliente que, increíblemente, me dijo que preferiría que le hubiese cocinado una hamburguesa en lugar de haberle hecho el exquisito plato que le presenté a la entrega del proyecto (hablando metafóricamente, claro). Dejadme que os cuente la historia completa:

Sigue leyendo

Algo pasa con la ingeniería del software

Desde que me dedico a esto de la construcción (de software) siempre he envidiado a los otros constructores, los que hacen edificios, presas, carreteras o cualquier otra cosa física. Sean arquitectos, ingenieros de caminos o de obras públicas, todo el mundo tiene claro cómo se hacen las cosas en esas profesiones. Se sabe quien diseña, quien se hace cargo de los problemas estructurales y la forma en que se reparte el trabajo y la responsabilidad.

Visto desde el punto de vista de un ingeniero licenciado en informática solo puedo decir que la ingeniería que se aplica en nuestro gremio es como una top-model, deseada por todos y totalmente inalcanzable para la mayoría. Hay varios hechos que he constatado durante mis años de experiencia que hacen de éste un hecho irrefutable, no solo en España sino en el resto del mundo. Veamos algunos:

    1. No existe una metodología comúnmente adoptada ni que sea posible adaptarla a todas las necesidades de programación o a todos los lenguajes/entornos de manera sencilla.
    2. Las necesidades de cambios constantes en el software, junto con un ttm (time to market) más reducido cada vez hace que cualquier procedimiento que retrase el resultado sea imposible de aplicar, o cuando se aplica solo sirve para hacer fracasar el proyecto
    3. La poca preparación de los gestores, o incluso la creencia de que cualquiera puede dirigir un proyecto de software hace que, incluso con profesionales cualificados en el equipo, el proyecto no use enfoques de ingeniería.
    4. La falta de regulación profesional y de, entre otras cosas, un colegio oficial, hace muy complicado hacer que normas de desarrollo se estandaricen o se hagan “oficiales”

    Sigue leyendo