Construyendo mi propia máquina de arcade

Esta, tengo que reconocerlo, es una entrada que tenía muchas ganas de escribir. Para mi es muy especial el poder construir cualquier cosa, y si esa cosa es útil, o aporta algo a quien la usa, pues mejor que mejor… El caso es que yo, como cualquiera nacido en los setenta, he tenido una infancia y juventud muy influenciada por los videojuegos arcade. Y dado que tenía un ordenador viejo por casa y que me entró la nostalgia de esos tiempos, me puse como tarea construirme una. Y este es el resultado:

bartop_finalAhora bien, llegar hasta este resultado no ha sido fácil, ni rápido. Pero el esfuerzo creo que ha merecido la pena y, la verdad, toda esta actividad de constructor me ha entretenido un montón y me ha despejado la mente de muchos otros problemas….

Y al principio era el ordenador…

La idea que me rondaba por la cabeza cada vez con más insistencia y, revisando mi trastero, descubrí que tenía un ordenador que ya no usaba con una forma que me estaba llamando. El ordenador era este:

IMG_20141026_122921Un ordenador con su base y todo que había servido como kiosko de fotos y que tenía toda la placa detrás del monitor y la base era la fuente de alimentación… Tome unas cuantas medidas y me hice un plano mental, que luego convertí en cartón. Ah! y mientras tanto compré unos mandos arcade para ir notando el tacto del joystick.

Usando un poco de cartón que encontré por ahí e imprimiendo mis plantillas en hojas de papel terminé montando esto:

IMG_20141107_183624Aproveché entre recorte y recorte y me decidií a probar algunas distribuciones linux con mame para darle la vida a mi maquinita. Al final me decanté por Live MameCab, que tenía todo lo que podría desear y se manejaba todo con los mandos. Luego conseguí unos cuantos cientos de gigas en ROMS de mame y, bueno, todavía estoy eligiendo los juegos.

Después de mucho tiempo decidiendo si terminar o no la máquina, me puse manos a la obra y saqué un despiece (todo hecho con el inkscape, a mi el 3d no se me da demasiado bien) y me fui a pedir las maderas. Todo en MDF de 10mm, bastante barato y resistente. El problema es que en la tienda solo me hacían cortes en escuadra y con cierto tamaño mínimo, así que al final lo que obtuve fue esto:

IMG_20141116_131101Y me puse manos a la obra en mi terraza (perdón a los vecinos afectados) y con una sierra de calar que me costó 19 Euros (no se si será desechable, pero los huesos de mi mano terminaron por separarse de la carne del traqueteo). Obteniendo esto otro (se nota que no soy un experto):

IMG_20141116_160907Después de una sesión de lija interminable y de aumentar la contaminación en mi zona con un montón de serrín, empecé el montaje (nota para los que quieran escuchar, la pintura es más fácil darla antes del montaje), pero no podía esperar a verla montada:

IMG_20141116_190102A partir de ver mi caja ya con forma me puse creativo y diseñé (yo co mi gimp y mucho corta-pega) unos vinilos que encargué por internet y que quedaron así:

IMG_20141203_190526Pero claro, no podía pegar el vinilo sobre el MDF (es poroso), por lo que compré un poco de laca negra (me costó más cara que la madera) y le di un par de capas de pintura a todo el invento… La verdad es que queda la mar de bien la laca si se aplica de la manera correcta (no es el caso).

IMG_20141206_184305Una vez seco del todo, ya podíamos poner los vinilos, los mandos (y su glorioso cableado) y el resultado fue este:

la foto 2(1)Para llegar al resultado final (lo que hay en la primera foto) solo le faltaba un panel de metacrilato transparente para el frontal (y así poder poner más vinilos al rededor) y unas luces led para la marquesina, que, como van a 12 voltios las conecté directamente a la fuente de alimentación del ordenador y redirigir el botón de encendido del ordenador a otro más discreto (si, se ve en la foto del principio, pero hay que echarle imaginación, a ver quien la encuentra).

Y ahora a disfrutar… He instalado ya unos cuantos juegos y, la verdad, estoy empezando a jugar con mis hijos y recordando viejos tiempos. Una inversión perfecta.

 

 

Steve Jobs nos ha dejado

Steve Jobs

Aunque era una noticia que se esperaba desde hace tiempo, cuando alguien se entera de que uno de sus ídolos ha muerto, le invade una sensación de perdida irreparable. Este es el caso de Steve Jobs, una personalidad que ha cambiado el mundo.

Al margen de todo lo que objetivamente ha hecho Jobs en sus 56 años para la tecnología, el entretenimiento y el mundo de los negocios, lo que a mi, personalmente, me impresiona de esta persona se puede resumir en estos puntos:

  • Pudo ser un bala perdida pero una maestra le recondujo de pequeño y le ayudó a buscar su camino. Un ejemplo para todos los que creen que no tienen arrglo
  • Creó de la nada una empresa, basándose en el conocimiento de su amigo Woz y en su determinación
  • Tuvo una visión del futuro y luchó para conseguir que esa visión fuese real, nada ni nadie pudo pararle
  • Cometió errores, fue despedido de la empresa que fundó por alguien que contrató el mismo, pero supo reaccionar, siguió su instinto y nunca dudó sobre su visión
  • Sufrió en lo personal, pero nunca uso su enfermedad como excusa ni como disculpa, al contrario, consiguió que la cercanía de la muerte reafirmara sus motivaciones
  • Nunca buscó solo el dinero, aunque lo consiguió a toneladas, siguió moviéndose cuando algunos se habrían retirado
  • Su visión nos ha traído más cerca a la tecnología y la ha hecho más agradable y fácil de usar

En palabras de gente que le conoció, no fue una persona fácil de tratar, a veces fue un déspota y a veces un auténtico dictador, aunque también sabía ser agradecido y detallista. Una personalidad, en suma, centrada en conseguir hacer realidad sus ideas y que nos ha aportado muchos ratos buenos con sus productos.

Descanse en paz.

Os dejo un video con el discurso que dio Jobs en Stanford, muy motivador:

IPad o Kindle… Leer o no leer, esa es la cuestión

Tengo que confesarlo, mi yo inconsciente ha ganado la guerra a mi yo consciente y he caido en la tentación de comprarme un iPad, solo llevaba un año detrás de él, y solo su alto precio me había conseguido frenar hasta el momento. Sin embargo, unas ofertas en cierto centro comercial, me han abocado a adquirir este aparatito…

Como ya os comenté en otros posts, hace casi 16 meses que tengo un kindle2 y lo he usado muy asiduamente, casi diariamente, desde el día que me llegó a casa. La llegada del iPad a mi ecosistema electrónico ha trastocado mi confortable habito de lectura diaria y no de una manera positiva. Os voy a decir mis impresiones después de una semana con mi iPad, que quizá ayuden a los que estáis pensando en comprar alguno de los dos aparatos. La única comparación posible en este caso es para la lectura, ya que el kindle es solo eso, un lector electrónico, el resto solo lo mencionaré de pasada.

Diferencias

El iPad tiene una pantalla retroiluminada led de 9,7 pulgadas, brillante, muy brillante. Ideal para ver fotos, videos o cualquier otra cosa en colores vivos y espectacular, pero no es la más adecuada para leer de continuo. La vista no solo se cansa, tienes que buscar el sitio ideal para leer, esquivar las luces para que no te den brillos, estar medianamente iluminado para que no te ciegue la luz del aparato leyendo a oscuras y sin movimientos bruscos para que no se te gire la pantalla y te descoloque la lectura. Además, te pasas media vida limpiando las huellas que has dejado en tu preciosísima pantalla.

El kindle tiene una pantalla de tinta electrónica de 6 pulgadas, sin ningún tipo de iluminación y varios niveles de gris. Espartana hasta el infinito, pero infinitamente cómoda a la hora de leer. Necesitas luz, si, pero además la agradeces, no tiene brillos y permite leer en exteriores tan bien o más que un libro en papel.

El iPad pesa, no demasiado, pero pesa sus buenos 730 gramos, cuando llevas un rato con él en la mano te cansas. Pesa la mitad que el libro en tapa dura “un mundo sin fin” y el doble que la mayoría de los libros de bolsillo. Es complicado leer un rato largo sin apoyarlo en algo.

El kindle pesa 290 gramos (la versión nueva 240) y se hace muy cómodo llevarlo encima. Puedes leer mucho tiempo seguido sin notar cansancio y dado su escaso tamaño lo puedes guardar en cualquier sitio sin que estorbe.

El iPad tiene varios programas para leer libros electrónicos, la mayoría gratuitos. Yo he probado el ibooks de apple, el stanza, el bluefire reader y el kindle para ipad. Todos ellos cubren de sobra mis expectativas, soportan muchos formatos, e incluso son muy bonitos y elegantes en las transiciones de páginas, las notas y demás. Lo único malo es la forma de pasar libros al dispositivo. Requiere itunes y un ordenador con windows o mac… Algo que yo uso muy poco. Una cosa que molesta cuando estas leyendo es que tienes que sujetar con las dos manos el aparato para poder pasar de página.

El kindle tiene su lector integrado, con sus formatos limitados ( no incluye epub), aunque se pueden convertir a formato propio todo lo que queramos con el servicio gratuito de Amazon o con Calibre, que incluso detecta cuando el kindle está conectado y gestionar una biblioeteca unificada. Se puede leer con una sola mano y no hay que tocar la pantalla para pasar página. Espartano, pero sumamente cómodo.

El iPad tiene una batería que, oficialmente, dura 10 horas utilizando el wifi… En mi experiencia incluso solo leyendo no llega a esa cifra y todas las noches tengo que ponerlo a cargar.

La batería del kindle está hecha para durar casi un mes de uso intensivo. Mis pruebas, leyendo una media de 2 horas al día todas los días, confirman que nunca he tenido que recargar el aparato más de dos veces al mes. Es un acto que, de anecdótico, casi es irrelevante.

Esta semana he leído mucho menos (fuera de internet, claro) ya que llevar a cuestas mi iPad de un sitio a otro no me ha dejado ir con el kindle, (solo tengo dos manos) y mi tiempo preferido para leer, que es el camino entre mi casa y el trabajo, no puedo usarlo para leer por los reflejos y el peso del iPad. Y estoy preocupado. El iPad me ofrece hacer muchas más cosas que el kindle, pero para leer, es mucho mejor este último.

Conclusión: Para leer comprate un kindle, si deseas hacer muchísimas más cosas, ostentar la propiedad de un aparato chulísimo, pero leer mucho menos, comprate el iPad…

Evidentemente, si ya tienes un iPad no encontrarás ninguna razón para hacerte con un kindle… Pero te estás engañando. Si quieres leer en condiciones necesitas una pantalla de tinta electrónica, cualquiera que diga lo contrario es que no ha podido comparar en condiciones.

Kindle contra IPad

Hoy os traigo otro video (a este paso os voy a empachar), pero es que estoy un poco cansado de que la gente que tiene un iPad me diga que mi kindle no vale para nada…

Y yo les digo… Mi kindle sirve para leer, en cualquier sitio, sin cansar la vista y sin necesidad de tener un exceso de cuidado con su pantalla…

Y es más barato.

¿El año del libro electrónico?

Cuando llegamos a estas fechas, es inevitable verse asaltado por todo tipo de resúmenes del año pasado y predicciones para el año siguiente. En este caso una predicción que se ha dicho en la entrada “los editores españoles van a equivocarse con el ebook” es que “el 2010 es el año del libro electrónico”.

El caso es que desde que tengo mi kindle, estoy seriamente interesado en la evolución de los libros electrónicos y quiero dejaros mis apuntes para el futuro. Puede que yo esté más o menos equivocado que las editoriales, pero solo el futuro puede darnos o quitarnos la razón.

En este post (atención es un poco largo) os voy a dar mi opinión personal sobre el tema.
Sigue leyendo