Mi nuevo kindle paperwhite

ippEstas navidades he tenido suerte y los reyes majos me han traído un nuevo dispositivo de lectura. La verdad es que lo necesitaba porque mi anterior kindle se lo había cedido a mi hijo para intentar que se aficionase un poco más a la lectura… El caso es que los Reyes se han portado maravillosamente bien y me han traído un Kindle Paperwhite. Lo llevo usando unos días y estoy encantado. Os dejo aquí mis impresiones:

La primera cosa que tengo que decir es que me acabo de quedar sin excusas para no leer… Hasta ahora el kindle me permitía leer en exteriores cuando era de día y en interiores iluminados adecuadamente, ahora puedo leer de día y de noche en cualquier sitio. ¡Una maravilla! Eso si, se hace un poco raro el brillo que sale del marco cuando las condiciones son extremas (muy oscuro) y no se que hacer con el brillo cuando estoy leyendo a pleno sol. En las instrucciones dice que tengo que subir el brillo, pero eso es contraproducente… Pero bueno, todo será probar. Tanto es así que he terminado en tres días la novela que llevaba pendiente desde hace meses: Un día de gloria… Y quiero más.

Otra cosa importante, mi kindle me lo regalaron junto con la Funda oficial que es magnética y hace que el kindle se apague cuando se cierra la tapa y se “despierte” cuando se vuelve a abrir… Es el complemento indispensable, sobre todo ahora que “consume” energía el brillo del aparato.

El peso y el tamaño es perfecto para leer. El hecho de que sea táctil no se nota demasiado en la suciedad de la pantalla (en el ipad hay que limpiarla cada dos por tres, pero en esta parece que no se nota tanto) y no hay ningún reflejo… Un buen trabajo por parte de Amazon. La versión que tengo viene con wifi y el navegador aunque no es completo si que respeta bastante más los estándares que el de mi anterior kindle. Además, tampoco es que vaya a necesitar mucho la red mientras leo, pero si que es bastante útil a la hora de bajarte los libros o enviar comentarios a la red (no, yo no lo he activado todavía, prefiero utilizar biblioeteca para eso).

El aparato trae un cable microusb y no viene con cargador, pero no es necesario, ya que tanto el cable como el cargador son los estándares de los móviles que ahora uso, por lo que me ahorro tener que cargar con más cosas. Hay algunas cosas en el software que todavía no controlo, como las formas correctas de seleccionar en pantalla para subrayar o dejar notas, pero todo se andará… Lo que si ha mejorado mucho es la interactividad con el teclado “virtual” que, paradojicamente, es más fácil de usar que el físico de mi modelo arcaico y muchísimo más sencillo que el método de los kindle sin teclado.

En resumen, y sin haber pasado todavía una semana desde que lo he recibido, tengo que decir que estoy encantado. No me extraña que los ereaders no avancen tecnológicamente al ritmo del resto porque, para leer, yo no pediría nada más.