Cuando se habla sin pensar

Desgraciadamente he encontrado una entrada en un blog de un “dirigente” de las juventudes socialistas:

¿Por qué hay que decir si al canon digital?
En esta penosa muestra de falta de reflexión se encuentran perlas como las siguientes:

“Los deudores del canon NO son los usuarios domésticos sino los fabricantes de los soportes. Son ellos (sí, Hewlett-Packard, Sony, TDK…) los que están obligados a pagar. El problema es que ellos, viendo que su cuenta de resultados va a sufrir (oh, qué pena) un arañazo, repercuten la contraprestación a los costes de producción y al usuario.”

Y uno se pregunta… ¿Una persona que no sabe las operaciones básicas de aritmética puede tener algún cargo representativo en este país?

Le pondré un ejemplo de estos de primaria para que lo entienda dada su escasa cultura en cosas de números:

  • COSTE DE MATERIALES: X
  • COSTE DE MANO DE OBRA: Y
  • Precio Venta = X+Y+Beneficios

Si ahora le sumamos un canon que actualmente es mayor que el precio de venta, nos quedan 2 opciones:

  1. Precio Venta = X+Y+Canon+Beneficios (la empresa puede seguir operando)
  2. Precio Venta = X+Y+Beneficios (el canon > beneficios) => La empresa no puede seguir operando, debe despedir a los empleados y dedicarse a otra cosa.

¿Es esta la opción (2) que nos propone chus?… Igual si, quien sabe, el socialismo ha cambiado mucho ultimamente.
En el artículo se hace un ejercicio -fracasado- de dialéctica intentando justificar lo injustificable e incluso intentando dejar como ignorantes a los que tienen una opinión distinta… En resumen, penoso.

Los comentarios están cerrados.