Qué cara tienen los de la SGAE!

Después de leer noticias como estas:

El resultado es el mismo que si me arrancasen la cartera de mis manos… Me hierve la sangre. No me cansaré de repetirlo:

SGAE=ladrones

Y si, por casualidad, algún sacacuartos de la SGAE le da por pasár por aquí, le daré una explicación, o justificación, de porqué utilizamos este término ladrones, aplicado a esta organización.

ladrón, na.

(Del lat. latro, -ōnis, bandido).

1. adj. Que hurta o roba. U. m. c. s.

hurtar.

(De hurto).

1. tr. Tomar o retener bienes ajenos contra la voluntad de su dueño, sin intimidación en las personas ni fuerza en las cosas.

(www.rae.es)

Y bien, para el que no lo sepa, la SGAE utiliza como excusa la Ley de Propiedad Intelectual para obligar a los fabricantes y comerciantes de soportes digitales a pagar una cantidad por cada soporte que vendan alegando que pueden ser medios susceptibles para guardar materieles protegidos. Amenazando, y realizando con el cohecho o ignorancia de algunos jueces, con acciones legales para efectivamente Tomar ese dinero contra la voluntad del dueño.


Aclarado este punto, en la materia linguistica, para evitar posibles malentendidos pasemos al tema que nos interesa ¿por qué nos roba la SGAE? es más ¿qué es la SGAE y porque deberíamos temerla? Para responder a la primera pregunta corto y pego la definición que de ella misma aparece en su página.

La SGAE, Sociedad General de Autores y Editores, es una entidad de gestión colectiva dedicada a la defensa y gestión de los derechos de propiedad intelectual de sus más de 66.000 socios (directores de cine, guionistas, compositores de todos los géneros de música, escritores dramáticos, libretistas, coreógrafos, mimos…). Su misión es proteger la creación y defender los intereses de sus socios. Es una entidad privada constituida hace cien años.

Como vemos es una entidad dedicada a la “defensa” y no solo a la “gestión” de derechos. Según la ley de propiedad intelectual, son las sociedades de gestión las que deben velar para que se recaude la compensación por las actividades de copia privada que permite la misma ley… Ahi no se habla nada de defensa, pero claro, no tuvieron en cuenta que la SGAE tiene muchos lazos con las “defensas juridicas”, no en vano tiene en nómina muchos abogados y se defiende de muchos litigios por presuntos abusos tanto en la recaudación como en el reparto de la misma. También se dedican a perseguir a pequeños comerciantes (ver caso traxtore), a espiar a recien casados por la música de su boda (ver sanción) y a perseguir actos benéficos para cobrar su parte correspondiente ¿que nadie gana? Da igual, la SGAE si (ver noticia).

Como vemos, la voracidad recaudatoria de la SGAE no tiene límites, pero, veamos, ¿qué derechos les asisten y como lo están aplicando?

La LPI faculta a la SGAE (o a sus equivalentes, ese es otro tema) a recibir una compensación por la copia que de los materiales de sus socios se haga sin requerir su consentimiento, para ello, suponen que todo medio susceptible para almacenar datos audiovisuales será utilizado para copiar música y películas de sus asociados… Y, aun a sabiendas de que esto no es así, se dan por satisfechos indicando que aunque no se utilice para eso, la sola posibilidad de hacerlo ya les permite cobrar.

El espíritu de la ley pretende fomentar la copia de los elementos culturales en pos de una mejor difusión y, por ello, autoriza la copia y reproducción sin el consentimiento del autor. Dado que eso podría significar una merma de los ingresos que obtendría sin esta autorización se establece la compensanción y la gestión por parte de las empresas gestoras, siempre teniendo en cuenta que la compensación es eso, una forma de hacer llegar al autor una parte de lo que podría recibir si no existiese esta autorización.

¿Cómo se compatibiliza este espíritu de la ley con las declaraciones de la SGAE sobre la piratería en internet? Pues de ninguna manera, copiar, compartir, etc. por internet o mano a mano no solo son legales sino que se fomentan desde el cuerpo de la ley. Según la propia SGAE, en 2006 se hicieron 800 millones de descargas de material protegido por la SGAE en España… Me parecen muy pocas. Si tenemos en cuenta la proporción de música y producción audiovisual mundial en España nos encontraremos con que muy poca pertenece a autores españoles y menos a autores protegidos por la SGAE. Aún así, una persona que se baja 100 canciones no suele escucharlas todas y, si lo hace, en ningún caso las habría comprado al precio actual de los CDs, por lo que no hay pérdidas reales.

En cualquier caso, ¡Qué cara tienen los de la SGAE! quieren trabajar unos meses cada tres o cuatro años y cobrar toda la vida por ello, recaudando de donde sea y como sea… Yo también quiero un canon para pagar a los autores de software, pero me resigno sabiendo que lo que gane lo haré trabajando y no robando como los de la SGAE.
Enlaces imprescindibles:

Los comentarios están cerrados.