Vergüenza ajena

Eso es lo que he sentido al ver esta página

http://www.eltopdelasdescargas.com/

Esta es una iniciativa del ministerio de cultura que, tras una falsa apariencia de página de descargas intenta adoctrinarnos sobre lo malo que son las descargas ilegales, termina redirigiendote a la web del ministerio de cultura…

N he podido disfrutar de la wb del ministerio porque esta no funcionaba hoy ¿será porque es sábado? ¿tienen vacaciones y moscosos los sitios web también?

Bueno, a lo que vamos… En esta supuesta página se indica que descargar música de internet es piratería y además, ilegal. ¿Es lícito que una administración pública nos mienta tan flagrantemente y sin consecuencias? ¿hay alguna forma de denunciar a estos mentirosos?

¡ole por el funcionariado español y por el ministerio de incultura!

¿Será una inocentada?

Leyendo el pais on-line, me encuentro este titular:

España, el que más descargas ilegales realiza de Europa

Dado el día que es me inclino a pensar que se trata de una inocentada… O eso o es que las campañas de desinformación de la SGAE llegan hasta límites insospechados.

¡SEÑORES!… NO existen las descargas ilegales de música y películas siempre que no haya ánimo de lucro… Es lo que se llama DERECHO DE COPIA PRIVADA

¿Es que nadie puede denunciar a estos impresentables por desinformar?

Qué cara tienen los de la SGAE!

Después de leer noticias como estas:

El resultado es el mismo que si me arrancasen la cartera de mis manos… Me hierve la sangre. No me cansaré de repetirlo:

SGAE=ladrones

Y si, por casualidad, algún sacacuartos de la SGAE le da por pasár por aquí, le daré una explicación, o justificación, de porqué utilizamos este término ladrones, aplicado a esta organización.

ladrón, na.

(Del lat. latro, -ōnis, bandido).

1. adj. Que hurta o roba. U. m. c. s.

hurtar.

(De hurto).

1. tr. Tomar o retener bienes ajenos contra la voluntad de su dueño, sin intimidación en las personas ni fuerza en las cosas.

(www.rae.es)

Y bien, para el que no lo sepa, la SGAE utiliza como excusa la Ley de Propiedad Intelectual para obligar a los fabricantes y comerciantes de soportes digitales a pagar una cantidad por cada soporte que vendan alegando que pueden ser medios susceptibles para guardar materieles protegidos. Amenazando, y realizando con el cohecho o ignorancia de algunos jueces, con acciones legales para efectivamente Tomar ese dinero contra la voluntad del dueño.

Sigue leyendo