Stallman apesta

Cuando conocí en persona a Richard Stallman, me di cuenta, por fin, de que los iconos son solo eso, figuras que sirven para transmitir ideas, pero carentes de valor en sí mismas. El título de este post indica exáctamente eso, que Stallman no huele bien.

Cuando comenté mi encuentro con Stallman a un amigo, éste me contó la anédota de como un conocido común invitó a Richard a su casa una vez que éste visitó España. Su intención era que permaneciese como huesped durante el tiempo que durase la visita pero, sin embargo, no pudo ser así. Richard se comportó más que como un huesped, como un salvaje regalado de si mismo, su higiene dejaba mucho que desear y, de hecho, tuvieron que echarle de la casa cuando se atrevió a “meter mano” a la mujer de su anfitrión. (Amor libre, suponemos…).

Esta anécdota me ha hecho reflexionar sobre quien es y lo que significa Stallman en el mundo del software libre. He dedicado gran parte de mi vida a seguir, desarrollar y promover software de fuente abierta y software libre (sin las connotaciones de la FSF, que no me gustan) de forma que hubiese más elementos disponibles para todos los programadores que, como yo, necesitaba software para solucionar problemas y lo necesitaba gratis y modificable.

Gracias a Stallman, entre otros, hoy podemos disfrutar de mucho código disponible y de calidad. El avance del software se acelera si podemos apoyarnos en el trabajo de otros y no reinventar la rueda cada vez. Desde mi punto de vista, el software debe ser como la ciencia en general, los investigadores están obligados a mostrar sus descubrimientos que, a su vez, permiten a otros hacer descubrimientos mejores. Esta rueda funciona porque nadie oculta sus investigaciones o pretende cobrar a los que se basen en ellas para hacer nuevas investigaciones…. Pero de las patentes ya hablaremos más adelante.

Pero, a parte de su olor corporal, del hecho de que se disfrace de santo o de que solo tenga 3 camisetas distintas en su vestuario ¿qué me molesta de Stallman? En pocas palabras, su intolerancia con los que no piensan como él.

Como vemos en esta foto de interdev (gracias por el cc), nuestro santo particular no tiene ningún problema en ponerse la sotana y la aureola para “evangelizar” sobre sus puntos de vista. Nada malo, todas las religiones del mundo lo hacen, pero hay una diferencia fundamental, Stallman, al igual que muchas sectas, utiliza nuestro trabajo para expandir sus creencias sin pararse a pensar si eso es lo más adecuado para nosotros (o para la humanidad en general).

Stallman se quedó anclado en su pasado de becario en universidad americana. Donde no importaba lo que hicieran, mientras estuviesen el tiempo suficiente en el laboratorio, donde el dinero no sólo no importaba, sino que era algo de lo que se disponía (para comprar equipos, instalaciones y personal) por lo que cualquier actividad encaminada a obtenerlo era inútil y fútil.

Las libertades fundamentales del software que Stallman propuso son, sin lugar a dudas, el mejor manifiesto a favor de la compartición de conocimiento y esfuerzo, las suscribo al 100% sin ninguna reticencia, pero su licencia GPL no es lo mismo. Una persona tan “hippie” como ella no puede basar su defensa de los valores en licencias y en abogados. Es más, cambia el pedir dinero por el software (como hacen las empresas privativas) por pedir apropiarse de todos los resultados derivados del software con licencia GPL.

Sin querer entrar en una guerra de licencias (yo prefiero la BSD, una licencia generosa de verdad), lo verdaderamente perverso de la GPL es que niega el derecho de los programadores a decidir qué es lo que puede hacerse con su código (aunque sea el código derivado del trabajo de otro). A niveles prácticos esto exige que todos los desarrollos que utilicen software GPL de base deberán licenciarse de la misma manera… Inicialmente ningún problema, pero volvamos a la realidad.

Nosotros (o yo, al menos) nos dedicamos a programar o a hacer programas como servicio a algún cliente que lo que quiere es una solución, que nos paga dinero a cambio de resultados y a quien no le interesan licencias ni nada similar, simplemente tiene un problema y nos paga por solucionarselo escribiendo código. Si no nos pagaran, probablemente nos dedicaríamos a otra cosa, (no están las hipotecas para andarse con tonterías) y cuanto menos tiempo tardemos en hacer algo, más beneficio podremos obtener (insisto en lo de las hipotecas)… Si utilizamos software propietario tendremos que gastarnos una pasta en licencias, otra pasta en formación y soporte y, finalmente encontraremos que hay partes que no podemos hacer simplemente porque no está accesible el código y no podemos modificarlo. Si utilizamos soluciones libres bajo GPL obtendremos fuentes, soporte de la comunidad y ahorraremos mucho tiempo y dinero… Pero tendremos que mostrar a todo el que quiera verlo el código que hemos escrito. Si estamos haciendo algo útil para el mundo igual sería conveniente hacerlo de todas formas y convencer al cliente de que le pondrán una medalla por subvencionar algo de tanta utilidad para la humanidad, pero si estamos escribiendo algo que solo es útil para nuestro cliente y que desvela detalles de sus negocios que no sería conveniente mostrar… Tendremos un problema.

¿habríamos escrito ese código si no nos hubiesen pagado? ¿perjudicamos al que publicó el código original o a la comunidad que hay detrás si no publicamos nuestras modificaciones? ¿porqué un hippie yankee ha de decidir lo que puedo hacer o no con mi trabajo?

Según el mismo stallman explica en una entrevista, no es imprescindible publicar las modificaciones al código GPL… Pero sin embargo, si que es obligatorio poner a disposición de todos los que usen ese software una copia de las fuentes, por lo que si distribuyes el software, este ha de ir con una copia de las fuentes… Es imposible no mostrar, entonces, los detalles que tu cliente no desea airear.

Lo peor de todo esto, de el hecho de que alguien esté convenciendo a miles de programadores de que la única manera de desarrollar software libre es según las directrices de su secta, es que la intención última es simplemente hacer prevalecer una visión política de la realidad. Una de las frases preferidas de stallman de un amigo mío:

“I had discovered a way of making a political change in society, through
technical work.”

Realmente, yo, como técnico solo aspiro a crear software útil, a disfrutar creando cosas nuevas que funcionen y a intentar propagarlo lo más posible (como cualquier artista con su obra) y si se me copia, plagia, toma como base o mi código se esconde tras productos muy rentables, me debe hacer sentir orgulloso de un trabajo bien hecho, aunque al cliente que me paga por mi tiempo le da exactamente igual… Y el cambio político prefiero no mezclarlo con la técnica, que luego terminan saliendo cosas como vista y su DRM.

Bueno, al final parece que me he metido más con la GPL que con Stallman, pero bueno, es mi forma de “evitar” la política.